25 Aniversario

Hace 25 años...
Los que emplean mal su tiempo, son los primeros en quejarse de su brevedad. Esta frase del escritor francés Jean de La Bruyère me gusta porque es verdad. Este proyecto iniciado en 1994 ha tenido tanto desarrollo y con tanta gente implicada que resulta dificultoso conmemorar sin mencionar sus cuantiosas actividades. Veinticinco años dan para mucho. Ha sido sin lugar a dudas un periodo intenso, emocionante y, sobre todo, ilusionante. Los niños, los que ahora han sobrepasado los 30 años, fueron el mayor impulso del proyecto. Gracias a ellos, a su entusiasmo y especialmente a su enorme generosidad,  demostrando sin pudor sus sentimientos, el propósito fue conseguido y aquí estamos, como el primer día. ¡Gracias chicos, gracias Valencia de Alcántara!
Vamos a tratar de recuperar en los próximos días por medio de imágenes algunos momentos, los más divertidos y significativos de estos increíbles 25 años. Espero que os traigan los mejores recuerdos de este tiempo tan apasionante que hemos convivido juntos.

¡Salud y suerte... y muy bonito!
Ese fue prácticamente el deseo de la mayoría de visitantes, futuros clientes que nos acompañaron el día de la inauguración. Lo hicimos un martes; el lunes, día de mercado, posiblemente hubiese sido económicamente muchísimo más rentable (el mercadillo estaba entonces en la misma puerta), pero imperaba dar una buena imagen y disponer del tiempo suficiente para recibir y atender con tranquilidad a ese público que nos visitaría y estaba deseoso de conocer definitivamente nuestro proyecto: MultiTienda. 

¿Os acordáis del Karaoke?

Improvisamos un pequeño estudio donde los cantantes desarrollaban sus habilidades y mediante una cámara de vídeo emitíamos el concierto que se podía ver a través de los múltiples monitores del local, tanto en el Café como en el resto de las dependencias y en los escaparates del exterior; alternando unos monitores con los cantantes y otros con el Karaoke. Así, los asistentes y sus amigos podían disfrutar a mandíbula batiente de las peculiares interpretaciones. Además, si aportaban una cinta VHS, se podía llevar la grabación para verla en casa o enseñársela algún día a sus nietos.  Por allí pasó todo el mundo a cantar.

Si el Karaoke ya resultaba divertido, le dimos una vuelta de tuerca para acrecentar la diversión  y presentamos el «Karaoke Vacilón». El procedimiento era el mismo, la variante estaba en el retroceso del audio trucado de su voz que recibían los cantantes por los auriculares que, siendo imposible su modulación, trataban de controlar su voz creando momentos muy divertidos para todos los presentes. Solo hay que ver el entusiasmo que ponen inicialmente el dúo participante y ver como acaban.

Un clásico del Karaoke «Bailar Pegados» y además en formato Vacilón con dos monstruos del medio. 

Posiblemente una de las actuaciones más divertidas del «Karaoke Vacilón». Es sorprendente la entrega hasta el final de estas dos chicas tratando de interpretar el tema bajo la distorsión de las voces y un incontrolado ataque de risas. 

Todo un lujo.

Los niños de MultiTienda quisieron participar en las felicitaciones de Navidad. Los textos escritos para la ocasión por May Sierra en las voces de los pequeños, establecen el sentir amable de unas fiestas donde ellos son los protagonistas.

¡Ole ellas! ¡Ole las Martas!

El buen humor siempre y las ganas de participar también.

 

Una de las características de MultiTienda en cuanto a las actividades de ocio era que estaban dirigidas a todas las edades, desde los pequeños a los mayores. Los adolescentes tuvieron su espacio de diversión durante la tarde, especialmente en Navidad; juegos de mesa ambientados con videoclips y el karaoke, tan en auge por entonces.

Así fue el primer Fin de Año en MultiTienda; convertida para la ocasión en sala de fiestas ofreció a sus clientes una noche de diversión y buen humor.

Seguimos con la fiesta de Fin de Año en MultiTienda, esta vez por sevillanas.

El Dúo Dinámico (no, no son estos) compuso esta canción pensando en Julio Iglesias y sería Tricicle quien la catapultó a la fama. Aquí, en las Tardes de Navidad, estos dos fenómenos haciendo una remezcla de ambos interpretes ponen su particular puesta en escena incorporando, además, chiflidos de acompañamientos a la música del karaoke. Divertidísimo.

Los Carnavales en MultiTienda fueron siempre muy aplaudidos y recordados por los pequeños. El programa ofrecía durante seis días actividades con las que poder lucir ampliamente el disfraz: pasarelas por el escenario, bailes y actuaciones en playback de los cantantes de moda y, sobre todo, el ÁLBUM; infinidad de fotografías con los disfraces que propiciaban después su visionado en los múltiples monitores de vídeo del local haciendo con ello las delicias y el disfrute de los participantes.

Así fue nuestro primer Carnaval, en 1995. La idea era disponer una programación de actividades que abarcasen el mayor tiempo posible de horas y durante varios días. De la mañana a la noche, según edades, el Café de MultiTienda ofrecía a sus clientes una oferta de diversión que resultó muy exitosa. 

Muchas fueron las chicas que se atrevieron con las Spice Girls en nuestro escenario de carnaval; he aquí un nuevo grupo, con la balada «2 become 1» y, además, un ramillete de instantáneas recogidas entonces para nuestro álbum.

Si durante los carnavales los más pequeños tenían en MultiTienda su lugar de diversión, nuestros clientes mayores no esperaban menos. Durante las noches de carnaval el CAFE lo transformamos ambientando el lugar en sala de fiestas y con la presencia de los disfraces el humor y la diversión estaba asegurada.

Las Pasarelas. A los pequeños les gusta lucirse, que sean protagonistas aunque sólo sea un ratito. Si están disfrazados les encanta tener ese momento en que todos le ven y le aplauden. Por ello, el mejor recurso es disponer de un escenario. Con un escenario se pueden lucir, otra cosa es cómo; es evidente que si subes a un pequeño a un escenario iluminado con focos es de esperar su reacción: se quedan quietos y boquiabiertos, no hace absolutamente nada. Para solventar esta situación y hacer que la exhibición resultase amena, recurrimos a pintar sobre el suelo del escenario una calle para que desfilasen siguiendo el trazado. Perfecto, era ponerlos sobre el camino y de inmediato empezaban a moverse; aquello funcionaba como una autentica maquinaria de desfilar. El único inconveniente era la velocidad, los pequeños hacían el recorrido a toda máquina, supongo que por el nerviosismo.  De todas formas, con las pasarelas, conseguimos nuestro objetivo: hacer disfrutar a toda la familia.